• Wally

Carta #32: A mi tercer pilar que me acaba de dejar.


(1946-2019)


Impotencia, tristeza, dolor… es una extraña combinación.

Es la primera vez que paso por algo como esto.

Es la primera vez que no sé como solucionar un problema.

Es la primera vez que realmente vivo lo que es que el corazón se te rompa pedazo por pedazo por dentro.

Tu ciclo ya terminó y lo único que logro es no aceptarlo.


Desde que tengo memoria siempre estuviste para mí.

Siempre a mi lado, apoyándome y aconsejándome en lo que podías.

Siempre a mi lado, consintiéndome y amándome de una forma tan pura que lo hacía realmente mágico.

Siempre a mi lado, siempre siendo mi número uno, siempre siendo tu número uno…

Siempre contigo, siempre juntas.


Te agradezco porque…

Tú me diste siempre tu mejor versión.

Tú me diste siempre una sonrisa y un abrazo tan cálido

que me encantaba dormirme rodeada de tus brazos escuchando los latidos de tu corazón.

Tu cuarto era mi zona de seguridad cada que las peleas con mis papas (entre comerme la sopa de verduras vs. las patatas fritas) llegaban a nuestros oídos y lo único que quería era alejarme de ellos por mi corta percepción y falta de madurez.

Tus brazos fueron mi soporte cuando lo único que quería era llorar.


No tengo palabras para definir lo que estoy sintiendo en estos momentos.

Ya no están esos brazos a los que yo corría como el viento.

La única descripción que puedo describir, es la gráfica, la que esta saliendo de mis ojos, cayendo por mis mejillas, directas al teclado mientras escribo esto, extrañando todos nuestros momentos.

Perdí el goze de la comida, ya no me da hambre.

Estoy la mayor parte del tiempo de mal humor conmigo misma y con la gente que me rodea porque no me siento completa por dentro y eso es en gran parte porque una parte de mí, de mi corazón y de mi vida… me está dejando. Y por ahora, no me creo lo suficiente lista y preparada para aceptarlo.


No sé que voy a hacer de ahora en adelante cada que necesite de tus consejos o palabras antes de tomar una decisión...


Lo único que si sé, es que me siento tranquila de que ya no sufres más.

Lo único que si sé, es que ningún ser humano tendría que sufrir todo lo que tú soportaste por este último medio año.

Lo único que si sé, es que me duele que ya no estarás al otro lado del teléfono esperando mi llamada.

Lo único que si sé, es que si antes yo decía que te amaba, me quedaba corta.

Lo único que si sé es que no existen palabras para expresarte lo mucho que me harás falta.


Si pudiera te daría años de mi vida.

Si pudiera, volvería hacia un año atrás donde recibía llamadas tuyas y nos poníamos a platicar por horas sobre todo lo que nos pasaba.

Si pudiera, regresaría el tiempo y te visitaría más.


Si pudiera, te invitaría conmigo a mi departamento y veríamos películas como siempre platicamos que lo haríamos y por “yo estar ocupada” nunca lo pudimos hacer.

Si pudiera, me iría de viaje solamente contigo y nadie más.

Si pudiera, te daría más años de vida aunque de la mía se tuvieran que acortar.

Si tan solo pudiera….


Nuestra promesa sobre que yo iba a manejar el coche y te iba a llevar a comer, se cumplió.

Nuestra promesa en que me ibas a ver graduar de mi licenciatura, se cumplió.

Pero, qué pasó con nuestra promesa en que irías a mi boda?

Qué pasó con nuestra promesa en que conocerías a tus bisnietos?

Qué pasó con todos los planes que teníamos juntas 'cuando yo fuera grande'?


Perdóname por no haberte hecho nunca bisabuela pero, me dejaste sin tiempo…

No estaba en nuestros planes que este momento llegara tan rápido.

Qué pasó?! Porque de repente siento que todo se me esta viniendo encima?

Porque de repente siento que no soy tan fuerte como creí que era?


Solo me repito al oído: 'Por qué Diosito…. Por qué ya le tocó?'

Todo fue tan rápido…

Te extraño demasiado, es lo único que puedo decir.

Te amo demasiado, y eso nunca va a cambiar.

Tus bisnietos te conocerán como la mejor abuela que pudo haber existido en la faz de la Tierra.


Te amo demasiado y te extraño.

Gracias por todo el amor que me diste desde que nací.


Cuídamela mucho Diosito ahora que ya está contigo.

El saber eso, es lo único que me da asilo en este gran dolor de mi corazón partío.

Gracias por habérmela puesto en mi camino como guía.

Gracias por habérmela puesto como mi tercer pilar.

Gracias Dios por este gran ser humano que yo tuve la fortuna de amar.


Te haré orgullosa, ya lo verás...

Desde donde quiera que estés, ahora ya.


Texto por Letters in Quotes®.


Photo by Julian Dutton.




0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo