• Wally

Carta #47: Tu eres lo que no permite que estemos juntos.

Me duele el hecho de que nuestros caminos se separen más cada día.


Me duele el hecho que tú no estás dispuesto a pelear, por tenerme contigo para toda la vida.


La “distancia” entre nosotros es tangible y real por tu falta de compromiso para por lo nuestro luchar.


La “distancia” no existiría si los dos estuviéramos en la misma sintonía.


Porque, la “distancia” no significa nada para mí cuando hablo de ti.


Por muchos años, luché contra la idea de que tú no querías estar conmigo, pero al final cedí ante los hechos y por fin me rendí.


Lo único que puede separar a alguien de otra persona es la muerte.


Lo único que puede impedir que estemos juntos vive en tu mente.


Nunca te voy a pedir que hagas algo que no te nace.


El problema es que nunca no lo haces.


Hoy me encuentro en un momento donde me cansé por aceptar menos de lo que realmente quiero.


Hoy te confunde mi nueva actitud porque por fin te estoy demostrando lo que realmente siento.


Hoy existe tensión por la falta previa de comunicación.


Acepto la responsabilidad de mis acciones pasadas que te llevaron a creer que todo estaba en armonía.


Por mucho tiempo, traté de convencerme que podía ser solamente tu amiga.


Sin embargo, yo te quiero a ti y solo a ti para caminar este camino llamado vida.


La única discrepancia entre nosotros que pasa es que no quiero tu presencia en mi día a día si tú por mí no lucharías.


Ayer nos veía como un "nosotros".


Hoy me doy cuenta lo falsa que resultó esa fantasía que dictaba que entre nosotros algo más había; y que solo vivía por tu presencia continua en mi cabeza.


Cuando la realidad es que tú tienes tu vida y yo la mía.


Dios nos habla a través de señales y conexiones especiales.


Sin embargo, Dios no es el encargado de hacer todo el trabajo.


Si tú quieres algo, tienes que ir tras ello.


“Contra viento y marea” se tiene que luchar por lo que en todos los días piensas sin parar.


Aunque tienes que estar consciente que va a llegar un punto que por más que hagas, al final eso que quieres no lo vas a lograr.


Pero hasta que no llegues al punto de haber agotado todas tus opciones, no te adelantes a cerrar esa puerta para nunca más volver a mirar.


Yo ya agoté todas las opciones para mantenerte en mi vida.

Por lo tanto, ya no puedo aferrarme más a ti.


Ya no puedo tenerte cerca de mí, si tu no demuestras que tu también me necesitas como yo a ti.


Tus acciones son claras y por fin entiendo que tu caminas solo, tomando lo que te llega y dejando ir fácilmente lo que se aleja.


Hoy me doy cuenta que yo necesito a alguien que me quiera a mí y así sin rodeos me lo diga.


Me duele darme cuenta que tú jamás vas a cambiar.


Pero, eso sí...quiero decirte que...


A pesar de todo, te admiro.


Admiro que para ti, eres tú y solo tú.


Si yo pensara y sintiera más como tú, no sería la que esta sufriendo en silencio por tu falta de presencia en mis planes por venir.


Pero de ti aprenderé, retomaré mi camino y a mí, me construiré.


P.D. Que te vaya de maravilla en tu vida y sigue luchando por tus sueños día con día.





Photo by Gbarkz.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo