• Wally

Carta #52: Puedes confiar en mí.

No quiero ser un 7.

Puede que por momentos lo dudes pero, siempre voy a estar aquí para ti.

Cuando escojo a una persona, mi lealtad y amistad incondicional ante ella, emergen.

Y ya te escogí a ti.

Si no te dejo entrar en mi cabeza es porque eso es privado y solamente yo tengo derecho a indagar por mis sentimientos y pensamientos.

Sin embargo, bastante hago en abrirte mi corazón, sin importar que consciente estoy que algo en tu manera de actuar puede cambiar y lastimada yo puedo acabar.


Yo te conozco muy bien porque eres un libro abierto conmigo.

Pero también sé quien eres porque veo muchas cosas de ti que nadie sabe que viven dentro de mí.

Somos más similares de lo que tú crees.

Sé más sobre ti de lo que tú crees que sé.

Te acepto tal y como eres, la pregunta es, tú me aceptas tal y como soy?

La confianza y la lealtad son los valores que me rigen como persona.

En cambio, el compromiso y la responsabilidad, son los motores de tu día a día.

No por nada, hacemos excelente mancuerna que hasta nuestras fotos juntos lo reflejan.

Todo el que me conoce sabe lo importante que eres en mi vida.

No hay persona que me conozca que no sepa lo fiel que soy ante nuestra relación.

No hay persona que no vea lo bien que encajamos.


Somos muy buen equipo.

Y quiero decirte que te admiro mucho y no hay día que no aprenda algo nuevo de ti.

Así como cada que me observas, no hay día que tú no aprendas algo de mí.


Quieres una pista sobre lo que dentro de mis pensamientos habita?

Yo pienso que tengo todo lo que a ti te falta y tú tienes todo lo que a mi me falta.

No hablo de nada material ni algo tangible que se pueda contabilizar.

A mí me falta ser más viva, audaz y aprender que no en todas las personas se puede confiar.

A ti te falta entender que hay más allá en la vida que una carrera profesional y una reputación que guardar.

A mí me falta ser más precisa y segura al momento de hablar.

A ti te falta sentir más con el corazón sin tener miedo a que te lo puedan destrozar.

A mí me falta aprender a como jugar sin tener miedo a fallar.

A ti te falta entender que este es un mundo dual y hasta en el mayor problema, esperanza y la oportunidad para mejorar puedes encontrar.

Por último, a mí me falta saber y entender cómo mis límites poner.

A ti te falta aprender a que a la curiosidad se le tiene que saber contener.


Tú me enseñas cosas que me hacen ser mejor persona.

Espero que seas lo suficientemente inteligente para aprender de lo que yo te puedo enseñar a través de mi manera de pensar.


Quieres saber lo que opino sobre ti?

Espera a la siguiente carta porque eso en una frase no se puede resumir.



Ponme a prueba si a mi confianza la sigues poniendo en duda.

Por último, debo decirte que si alguna vez me cuentas algo bajo el voto de confianza, ten por seguro que ni por más fuerte que el viento sople,

esas palabras van a salir a ver a la luz del día.

Es decir, ni aunque me hirieras directamente, me vengaría.

Espero algún día puedas realmente entender en que todo lo que te digo en esta carta es verdad.

Te repito, nunca haría nada directamente para hacerte sentir mal.


La lealtad es el valor que rige mi vida, y tú eres de los pocos afortunados que la tienen.


Yo protejo a los que amo, conmigo no tienes de qué preocuparte que siempre te estaré cuidando.

Texto por Letters in Quotes®.



Photo by Elizabeth Tsung.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo