• Wally

Carta #56: Tantas voces que no puedo escuchar la mía.

Tantas voces que no logro escuchar la mía.


Tantos comentarios que pierdo el enfoque en lo que realmente quiero.


Tengo un nudo en la cabeza que se transfiere en estos momentos a mi garganta y pecho.

Quiero correr sin destino alguno... sin embargo, estoy sentada en el escritorio escribiendo esto.


Quiero respirar aire puro... sin embargo, las ventanas están completamente abiertas y más oxígeno no podría estar recibiendo.


Qué está pasando?


Por qué tiendo a poner de lado mis objetivos, por ofrecer completa disponibilidad a aquellos que quiero?


Por qué suelo victimizarme si es la cualidad, en los demás, que menos tolero?


Es demasiada incertidumbre.


Incertidumbre con mi vida de pareja, que ni tengo.


Incertidumbre con mi vida profesional, que todavía ni empieza.


Incertidumbre con mi vida financiera, que sigue en pañales.


A veces lo único seguro que siento que tengo es mi equilibrio mental y emocional, sin embargo con las demás áreas de mi vida tambaleándose se me complica demasiado hasta ese balance mantener.


Todos los días trabajo para sentirme bien al momento de irme a la cama.


Sin embargo, las acciones que había estado haciendo por los pasados meses ya no me son suficientes.


Mis vacaciones ya no las logro disfrutar por estar pensando en que tengo que empezar a construir algo para mí, ya.


Ya no es momento de tener vacaciones.


Ya es momento de ejecutar un plan que pueda seguir durante todos los días, el cual me brinde paz en cada área de mi vida.


Necesito tener mi propio negocio.


Mi personalidad no encaja para cambiar mi trabajo y talento solamente por dinero.


Mi personalidad encaja para trabajar todos los días por dejar una huella, más allá de lo económico y financiero.


Por qué no pude ver eso antes?


Por qué me estoy dando cuenta hasta ahora?


Por qué me da tanto miedo la idea de aventarme en crecer algo por mi propia cuenta?


El corazón me revolotea a 160 latidos por minuto cada que pienso en mi futuro.


Da miedo empezar desde cero.


Da miedo no tener una base estable de la cual agarrarme.


Sin embargo, si no creo esa base ahora, nunca va a existir y siempre viviré en el ‘qué hubiera pasado si me hubiera aventado?'.


Usualmente escribo estando consciente de lo que expreso, sin embargo en estos momentos la ansiedad me nubla la vista poniendo en pausa todo posible razonamiento.


Lo único que logra calmar esas diferentes voces en mi cabeza es seguir apretando cada tecla con el objetivo de reflejar por escrito aquello que dentro de mí, habita.


Tiendo a olvidar que cada quien está trabajando por sus propios sueños.


Tiendo a olvidar que no tiene nada de malo enfocarse en uno mismo.


Tiendo a olvidar que ahora más que nunca, tengo que cuidar a quien dejo entrar en mi círculo cercano.


Aquellas personas que te impulsen a cada día ser mejor, son las que debes de mantener cerca.


Las personas que te intenten mantener en tu zona de confort son las que debes de empezar a alejar, por más difícil que sea.


Simple y sencillo.


No hay porque darle más vueltas.


Las zonas de confort deben de ser momentáneas.


Las zonas de confort deben de ser solamente zonas de aprendizaje.


Una vez aprendida la lección, se debe de pasar a otra página para seguir avanzando.


Venimos a esta vida a evolucionar como especie.


Venimos a esta vida a aportarle algo a la sociedad y a la gente que nos rodea.


NO estamos aquí para pasarnos la vida frente a una computadora, encerrados en una oficina, haciendo las mismas acciones, día tras día.


La vida solo es una y hay que vivirla.


Ahora es momento de mostrar lo que realmente somos.


'No hay otro individuo que sea como tú, por lo tanto no tengas miedo de salir con la cabeza en alto'


Bye.


Texto por Letters in Quotes®



Photo by Kenrick Mills.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo